Taquería ‘doña María’ continúa deleitando a duranguenses tras 90 años de trayectoria Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

A 90 años de su creación, la tradición del taco dorado de ‘doña María’ continúa deleitando a los duranguenses

El prestigio y la fama fue una labor ardua que logro consolidar al negocio como uno de los más emblemáticos en el centro histórico.

El prestigio y la fama fue una labor ardua que logro consolidar al negocio como uno de los más emblemáticos en el centro histórico.
El prestigio y la fama fue una labor ardua que logro consolidar al negocio como uno de los más emblemáticos en el centro histórico.

Durango. Instaurada en el primer cuadro de la ciudad en el año de 1930, taquería ‘doña María’, continúa siendo uno de los negocios más longevos que han sabido perdurar gracias a la tradición culinaria y el buen trato de los hermanos Ruiz Calzada.

Hoy en día, los hermanos Ruiz Calzada, son los encargados de continuar con la tradición culinaria de su abuelita, doña María, quien, con el paso del tiempo llegó a develar que no existe ningún secreto para preparar las ordenes de deshebrada, ‘papita’ o ‘frijolitos’. Ni mucho menos la tan codiciada salsa picante; la única diferencia con los demás tacos dorados, es que las tortillas que envuelven a los guisos son hechas completamente a mano.

Luego de 90 años de su creación, taquería ‘doña María’ tiene un sin fin de anécdotas que contar, sin embargo, las más emblemáticas son aquellas que envuelven a estrellas de la lucha libre mexicana (Black Shadow, Medico Asesino, el Cavernario Galindo, el Cosaco Loco, Polo Torres), púgiles de campeonato (Luis Villanueva-Kid azteca), primeros actores y actrices (Capulina, María Félix e Irma Serrano), cantantes y compositores (Los Panchos, Los Tecolines, los Tres Ases, Marco Antonio Vázquez) así como presidentes y gobernadores de la entidad (José Ramírez Gamero y Rodolfo Elizondo Torres).

El prestigio y la fama fue una labor ardua que logro consolidar al negocio como uno de los más emblemáticos en el centro histórico, desafortunadamente, la llegada de la pandemia lo orilló a anclarse hasta los límites del fraccionamiento Real Victoria 2, lejos de la vista y el paladar de su clientela.

Convencidos de que la tradición debe continuar don Miguel Ruiz Calzada se mantiene en pie y no pierde la esperanza que las próximas generaciones tomen la batuta de la taquería doña María.